Ana, una auxiliar de enfermería que trabaja en una residencia de mayores a las afueras de Madrid, fue una de las grandes protagonistas del último programa de Jordi Évole en laSexta.
La trabajadora, visiblemente emocionada, reivindicó su profesión, la que calificó de ser preciosa: “Tiene que estar bien pagada, considerada y creo que no se puede mercantilizar el cuidado de los mayores después de una vida dura. Han pasado mucho, han trabajado muy duro y se merecen un cuidado de verdad, cuando nuestra profesión sea digna la vida de los ancianos también lo será”. 
Estas palabras sorprendieron a Évole, que inmediatamente le preguntó por qué estaba contando todo esto, ya que le comentó que “hay cosas que te podrían perjudicar a nivel laboral”.
La respuesta de Ana fue de lo más comentado del programa en redes sociales por los espectadores del programa: “Hay una frase que me encanta y es que ‘el miedo nunca conquistó derechos’. Con el miedo no vamos a ningún sitio ni en esto ni en todo lo demás”.
“Tenemos que seguir luchando por su bienestar y por el nuestro. No vale el miedo”, sentenció.
Esa frase de Ana, “el miedo nunca conquistó derechos”, le sirvió para recibir muchos comentarios en los que los usuarios aplaudían su valentía.