Los medios de comunicación sirven al gobierno en su intento por edulcorar su gestión criminal de la crisis sanitaria y económica del coronavirus COVID-19.

Más de 800 personas mueren cada día en España a causa del coronavirus COVID-19. Las cifras de fallecidos y contagiados crecen a diario, los hospitales se encuentran desbordados y el personal sanitario carece de las medidas de protección mínimas. Un caos producto de la gestión criminal de un gobierno más preocupado por ocultar sus tensiones internas y construir un relato propagandístico que de paliar la emergencia sanitaria y económica que sufren todos los españoles.

Al encender la televisión y observar los principales telediarios sorprende la ausencia de noticias reales sobre la situación que vive el país. Las grandes cadenas se han convertido en el altavoz mediático de un gobierno que acumula horas de pantalla en prime time mientras periodistas y reporteros se esfuerzan porque olvidemos que miles de españoles están muriendo solos, sin poder despedirse de sus familias o hacinados en una residencia de ancianos, por la inacción del ejecutivo.

Los medios de comunicación sirven al  gobierno en su intento por edulcorar su gestión criminal de la crisis sanitaria y económica del coronavirus COVID-19. Censuran los discursos políticos alternativos y las opiniones científicas críticas con la línea impuesta desde Moncloa. Solo existe una falsa verdad que tratan de imponer día y noche a los españoles.

Por eso consideran “actividad esencial” la presencia de tertulianos bien pagados en los diferentes programas políticos mientras envían a la quiebra a las clases medias y desfavorecidas con sus medidas económicas. Porque nunca el periodismo sirvió tanto y tan bien a los irresponsables que nos gobiernan.

Fuente: VOX