El agente de la Guardia Civil destinado en Madrid en el Servicio de Retribuciones, y que ha fallecido esta mañana tras dar positivo por coronavirus (Covid-19), tenía 37 años de edad y una hija de cinco, tal y como ha informado la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC).
Pedro Alameda, agente en cuestión, era miembro de la Junta Directiva Provincial de Madrid, órgano correspondiente a la Guardia Civil. También era miembro de la AUGC y sus funciones como agente de la Benemérita estaban destinadas en la localidad de Pinto (Madrid). A sus 37 años, no presentaba ninguna patología previa pulmonar ni ninguna otra relacionada con los síntomas relacionados al coronavirus.

Desde el pasado 6 de marzo, estaba ingresado en el Hospital Quirón de Alcorcón (Madrid) con pronóstico grave, según informaba la asociación a la que pertenecía en su página web.
Antes de contraer la enfermedad, desde la web de la Benemérita se ha informado que Alameda "prestaba su servicio con total normalidad". Tanto la AUGC como la Guardia Civil ha querido expresar su más sentido pésame a los familiares, amigos y compañeros del agente, que tenía una hija de cinco años de edad. Aseguran que "fue un guardia civil comprometido con su trabajo, servicio a la sociedad y dispuesto a ayudar a sus compañeros siempre que le necesitaron".

Desde la Guardia Civil "se une a la de las más de quinientas familias en España que han perdido a un ser querido ante esta epidemia" y se ha instado a los ciudadanos "que cumpla a rajatabla las medidas establecidas por el Gobierno para tratar de atajar esta amenaza sin precedentes".



publicidad