La Audiencia Provincial de Burgos ha condenado a 38 años de cárcel a cada uno de los tres exjugadores de la Arandina procesados por agresión sexual a una menor, al considerarles como autores y cooperadores entre ellos de un delito de agresión sexual respecto de la denunciante, que tenía 15 años cuando se produjeron los hechos, el 24 de noviembre de 2017.

El tribunal sostiene en la sentencia que hubo "intimidación ambiental", el mismo principio que se tuvo en cuenta en el caso de La Manada de Pamplona, por el hecho de haber actuado los tres acusados sobre la víctima, en el piso de éstos, con la luz apagada y por sorpresa, sin que la menor pudiera reaccionar, debido a la diferencia de edad de los acusados (19,22 y 24 años) y su complexión física.

Además, la sentencia aprecia la credibilidad del testimonio de la víctima, en cuanto refiere que no realizó los hechos voluntariamente, y lo toma en consideración, ya que fue corroborado por las personas más allegadas y por el informe psicológico, pese a que la postura de la víctima, por influencia de las redes sociales, había sido distinta al relatar los hechos a sus conocidos.

También se considera probado que los acusados conocían que la denunciante tenía menos de 16 años, iba al colegio con uniforme y su madre y otros testigos se lo habían dicho.

La Fiscalía provincial de Burgos ha solicitado la celebración de una vista para pedir el ingreso en prisión los tres exjugadores, pese al recurso que se puede interponer a la sentencia. Se trata de una vista breve, en cumplimiento de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, en la que las partes del procedimiento, Fiscalía, las defensas de los tres condenados y las acusaciones popular y particular, podrán exponer sus razones a favor o en contra del ingreso prisión de los tres jóvenes.

Condenados como autores y cooperadores necesarios
Las penas de 38 años de cárcel impuestas a cada uno de los tres exjugadores, de los que tendrán que cumplir un máximo de 20, se corresponden con la aplicación de la doctrina de la cooperación necesaria, y por ello cada uno de los acusados es condenado como autor por los hechos realizados por el mismo y como cooperador de los otros dos acusados.

Se absuelve a todos del delito de proposición de actividades sexuales; y a uno de los acusados, por su madurez similar a la de la víctima (conforme al informe psicológico) y falta de corroboración, del delito de agresión sexual continuada por el que se acusaba.

La condena también fija una indemnización de 50.000 euros, de la cual responderán de forma conjunta y solidaria todos los acusados, e impone medidas de prohibición de comunicación con la víctima y también libertad vigilada durante 10 años.

Los tres acusados han anunciado que recurrirán la sentencia, que han calificado como "una vergüenza", y han insistido en declaraciones a los medios a su salida de la Audiencia de Burgos, en que los hechos denunciados no se produjeron. El primero en hablar ha sido Carlos Cuadrado que ha denunciado que están siendo víctimas de "acoso" por algo que no han hecho: "Nos están intentando joder la vida".

Otro de los condenados, Raúl Calvo, ha asegurado que no entiende "nada de lo que está pasando" y ha denunciado que están pidiendo "una burrada" cuando ellos "no han hecho nada". Mientras, Víctor Rodríguez ha dicho que aceptará la condena cuando presenten "pruebas" y considera que la sentencia se ha producido por la "presión social y mediática".

La abogada de Raúl, Olga Navarro ha considerado "vergonzoso" que se haya condenado a los exjugadores "por algo que no han hecho" y ha considerado "incongruente" la condena del tribunal, cuando su cliente ha sido absuelto del delito de agresión sexual continuada. "Es una sentencia que nos ha dejado perplejos y hago un llamamiento a la sociedad para que por favor terminen las denuncias falsas porque se está destrozando la vida a gente inocente", ha señalado la letrada.

La Fiscalía pedía 118 años de cárcel
Los acusados habían sido convocados a las 11:00 horas para conocer la sentencia en una lectura a puerta cerrada, tras la vista oral celebrada también a puerta cerrada del 21 al 28 de noviembre, en la que los tres exjugadores de fútbol mantuvieron que la denuncia es falsa.

Todas las partes mantuvieron en sus conclusiones finales sus peticiones iniciales, que van desde la absolución que piden las defensas de los tres acusados hasta los 44 años de cárcel que pide la acusación particular, que representa a la familia de la víctima.

La Fiscalía pedía un total de 118 años de cárcel para los tres exfutbolistas acusados, al considerar a cada uno de ellos autor de un delito de agresión sexual y a los otros dos colaboradores necesarios. Concretamente solicitaba 40 años de cárcel para Raúl Calvo y 39 para los otros dos acusados, Carlos Cuadrado ‘Lucho’ y Víctor Rodríguez ‘Viti’.

Por su parte, la acusación popular, que representa a la Asociación Clara Campoamor, solicitaba 43 años y ocho meses de prisión para cada uno de los tres procesados por los delitos de agresión sexual continuada a una menor. Mientras, la acusación particular elevaba la petición para cada acusado hasta los 44 años de cárcel.

Las tres defensas de los acusados pidieron la absolución porque consideran que no se produjeron los hechos denunciados, aunque pidieron que en el caso de que la sentencia fuera condenatoria se tuviera en cuenta la eximente de que no sabían la edad de la menor y tampoco que mantener relaciones con una menor de 16 años fuera delito.



 Anuncia tu empresa aquí por sólo 1 €