La dueña de este gato quería pasar una tarde agradable disfrutando de deliciosas galletas con trocitos de chocolate frente al televisor. Sin embargo, su mascota no quiso quedarse de patas cruzadas.


En las divertidas imágenes se observa cómo el felino, llamado Rory, roba una galleta del plato mientras que la mujer, sorprendida, intenta detener al peludo ladrón.