Naomi Osaka, que no es la que era desde que prescindió de los servicios de Sascha Bajin, a la conclusión del pasado Open de Australia, el último torneo que ganó, cedió hoy en los octavos del US Open a manos de Belinda Bencic por 7-5 y 6-4, en 1 hora y 27 minutos. Osaka no defiende así la corona del año pasado en las pistas de Nueva York y el próximo lunes cederá el liderato de la WTA a Ashley Barty. Da igual que la australiana perdiera ayer en la cuarta ronda a manos de la china Wang.

Naomi le pega fuerte a la pelota pero Bencic más. A sus 22 años, parece que ha alcanzado la madurez que se le presumía cuando en edad júnior era tutelada por su compatriota Martina Hingis y su madre Melanie Molitor. Esta temporada, encadenó el título de Dubái con las semifinales de Indian Wells. Definitivamente, la superficie dura es la suya. En esta ocasión se jugó bajo techo por culpa de la lluvia presente en el cielo neoyorquino.

La suiza, que ha derrotado tres veces a Osaka en 2019, sabía que la grada estaba del lado de su adversaria, que se la ganó en la ronda anterior con una tierna escena con Cori Gauff. En la central Arthur Ashe, Bencic fue un ciclón.La primera cabeza de serie utilizó la vieja táctica de parar el ritmo del partido cuando su rival le hizo 'break' en el quinto juego de la segunda manga. Se quejó de la rodilla izquierda, la que tiene vendada, pero no le aplicaron ningún tratamiento. Empezó a hacer movimientos extraños con su pierna. No tuvo tenis ni fuerza para la remontada. Bencic, la decimotercera favorita del cuadro, espera en la antepenúltima ronda a Donna Vekic, verdugo de Julia Goerges por 6-7(5), 7-5 y 6-3. Goerges desaprovechó una pelota de partido en el segundo set. La única campeona de 'Grand Slam' que resta en competición es Serena Williams.


10% de descuento en productos de oferta
Hazte con un 10% de descuento en productos de oferta de vidaXL mediante el uso de este cupón.
OFERTAS01
Ver condiciones en la web.
 Anuncia tu empresa aquí por sólo 1 €