Seis magistrados del Tribunal Supremo de España aprobaron, de forma unánime, la exhumación de los restos de Francisco Franco. El Gobierno español había aprobado el procedimiento este mismo año, al considerar que no debe permanecer en el Valle de los Caídos, lugar donde se encuentra el cuerpo desde 1975. En un inicio, la exhumación estaba programada para el 10 de junio. Pero el Tribunal Supremo paralizó el procedimiento, como medida cautelar, tras el recurso presentado por la familia Franco.