A partir del próximo 15 de septiembre, la Dirección General de Tráfico (DGT) permitirá que los vehículos utilizados en los exámenes prácticos de conducir estén equipados con un total de ocho sistemas de asistencia. Unas ayudas, conocidas como ADAS, que podrán ser utilizadas sin restricciones por los alumnos durante sus pruebas prácticas.

Así lo afirma la Revista Autoescuela, que detalla cuáles son los sistemas de asistencia en los que se podrán apoyar los aspirantes a conductores:

- Cámara de marcha atrás y 360º o sensores de aparcamiento.

- Sistema de ayuda de salida de pendiente o asistente de arranque en pendiente.

- Activación automática de las luces y el limpiaparabrisas, aunque el alumno deberá saber activarlos manualmente.

- Sistema de frenado de emergencia (AEB).

- Alerta de tráfico cruzado (RCTA), que avisa mediante señales sonoras cuando existe un riesgo de colisión y frena de manera autónoma si el conductor no reacciona.

- Sistema de detección de fatiga.

- Aviso de frenada de emergencia (EDB)

- Sistema Star-Stop, que apaga el motor cuando detecta que está al ralentí.