Se cumplen 12 días desde que María Josefa Padilla se perdiera en la pequeña pedanía de El Cortijuelo, dependiente de Quesada. Desde entonces, numerosos voluntarios junto con miembros de la Guardia Civil y del Plan Infoca han realizado numerosas batidas por diferentes puntos, búsquedas que no han permitido localizar a esta mujer de 76 años en avanzado estado de alzhéimer y que salió de su hogar sobre las seis y media de la mañana vistiendo únicamente un camisón y zapatillas de andar por casa.

La Benemérita ha concluido el operativo especial y ahora los esfuerzos se centran en patrullas territoriales que continuarán repasando las ramblas y pequeños barrancos repletos de vegetación de ribera frondosa que rodean a esta aldea que se encuentra cerca del Guadiana Menor cuyas aguas bajaban turbias y crecidas por el desembalse de un pantano cercano.
La Subdelegación del Gobierno ha explicado a Europa Press que durante estas jornadas ha participado un helicóptero, el Grupo de Actividades Subacuáticas y el servicio cinológico del Instituto Armado especializado en búsqueda de personas, al que posteriormente se unieron también perros adiestrados en la búsqueda de cadáveres en aguas sumergidas.
Además, han insistido en que "en ningún momento se abandona la búsqueda. Las patrullas ordinarias que están destinada en la zona de Quesada y las comarcas limítrofes siguen trabajando". Recientemente, la subdelegada del Gobierno, Catalina Madueño, se acercó a la zona para ver "el trabajo metódico y muy profesional" donde acompañó a la familia de la mujer.

Tu anuncio aquí por sólo 1 €