Los restos son de niños de 4 a 12 años de edad, así como de 40 guerreros sacrificados entre los siglos XIII y XV, según un video de la agencia de medios estatal peruana Andina.

La civilización Chimú habitó el norte de Perú antes de ser conquistados por los incas. Construyeron Chan Chan, la ciudad más grande de América del Sur precolombina.


Los arqueólogos dicen que los niños fueron sacrificados a los dioses Chimú en un intento por poner fin a los desastres naturales relacionados con el fenómeno de El Niño.

Se hicieron cuatro sacrificios en masa entre 1200-1450, tres con niños y uno final con animales, informa Andina.

Este es el tercer hallazgo de este tipo en Pampa La Cruz, un sitio arqueológico en Huanchaco-La Libertad, un destino turístico en la costa al norte de Lima.

“Este es el sitio más grande donde se han encontrado los restos de niños sacrificados”, dijo el arqueólogo jefe Feren Castillo a la agencia de noticias AFP.

Castillo dijo que puede haber más restos aún por descubrir.

Los arqueólogos descubrieron signos de que los niños fueron asesinados durante el clima húmedo, uno de los efectos de El Niño, y enterrados frente al mar. Algunos todavía tenían dientes y cabello, informa AFP.

En junio de 2018 se encontraron los restos de 56 personas en Pampa La Cruz, según AFP.

Y en abril de ese año se encontraron los restos óseos de 140 niños y 200 llamas en la cercana Huanchaquito.

Los niños tenían entre 5 y 14 años y las llamas bebés tenían menos de 18 meses, según un informe de National Geographic.

“Los restos esqueléticos de niños y animales muestran evidencia de cortes en el esternón, así como dislocaciones de costillas”, se lee en el informe.

Además de Chan Chan, la ciudad de ladrillos de barro más grande del mundo, la civilización Chimú construyó grandes proyectos de ingeniería civil que regaron las arenas del desierto de la costa del Perú.

Antes de que Chan Chan cayera ante un ejército invasor liderado por el emperador inca Topa Inca Yupanqui en 1470, se convirtió en una sociedad de poderosas élites, artesanos y granjeros altamente capacitados.

La exposición a más de quinientos años de agua de lluvia ha comenzado a derretir la ciudad en lodo, y los científicos de la UNESCO creen que la erosión causará aún más daños a medida que el clima cambiante trae mayores condiciones climáticas.


 Anuncia tu empresa aquí por sólo 1 €