Adrián San Miguel fue el nombre propio de la final de la Supercopa de Europa que ganó este miércoles el Liverpool al Chelsea en la tanda de penaltis. Él paró el penalti definitivo, el quinto disparo del Chelsea ejectuado por Abraham. Él, que hace apenas diez días estaba sin equipo y entrenando con un club de categoría regional, acabó haciendo supercampeón a todo un campeón de Europa.
El portero sevillano llegó al Liverpool el pasado 5 de agosto libre tras hacer carrera en el West Ham, donde finalizó su contrato el 30 de junio tras seis temporadas bajo los palos del mítico club londinense. Llegó para cubrir la baja de Mignolet y para ser suplente de Alisson. Pero una lesión del brasileño en el primer partido de la Premier le abrió un escenario inesperado: sería titular en la final de la Supercopa de Europa.
Adrián se había preparado en solitario cerca de su Sevilla natal, con el UD Pilas de la regional andaluza, al que ayudó con un cheque para la compra de material. Sin embargo, no acusó en ningún momento la ausencia de una pretemporada al más alto nivel. Además del penalti decisivo, firmó un partido formidable con varias paradas de mérito.

Klopp: "Su actuación fue increíble y la parada del penalti fue la guinda"

"¿Dónde estaba Adrián cuando jugamos contra el Manchester City hace un par de semanas? El entrenador de porteros me dijo que necesitaba tiempo para ponerse en forma, pero no ha tenido ese tiempo y jugó muy bien esta noche. No sé cuándo jugó su último partido pero estar listo como estuvo esta noche fue increíble", afirmó Jurgen Klopp, su entrenador.
El alemán tuvo palabras de elogio hacia el portero español tras la conquista de la Supercopa en Estambul: "No es solo grande en el campo, tiene una gran personalidad en el vestuario. Habló más alto que yo en el descanso. Merece esto. Su actuación durante los 120 minutos fue increíble y la parada del penalti fue la guinda del pastel", dijo en rueda de prensa. "Puede estar realmente orgulloso de lo que hizo esta noche", concluyó Klopp.
Además, el técnico alemán felicitó al trío de árbitras Stéphanie Frappart, Manuela Nicolosi y Michelle O'Neill. "Les dije que si hubiéramos jugado como ellas dirigieron el partido hubiéramos ganado 6-0. Estuvieron muy bien, cuando tenían mucha presión en un momento histórico y tuvieron calma e hicieron lo que tenían que hacer. No podría tener más respeto por Stéphanie Frappart", dijo.
 Anuncia tu empresa aquí por sólo 1 €