Las organizaciones agrarias UPA y COAG han anunciado su propósito de acabar definitivamente con la precariedad de los riegos en la provincia de Jaén. Por esta razón, han unido sus esfuerzos para la interlocución con la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), a la que exigen la regularización de 40.000 hectáreas de olivar que carecen de seguridad jurídica. El objetivo es poner fin a una situación que genera «especulaciones, privilegios e incertidumbre».
Ambas organizaciones han aclarado que la unidad de acción repercute en beneficio del bien común, como, en su opinión, ha demostrado la reunión mantenida en Sevilla por las ejecutivas de sendas asociaciones, encabezadas por sus secretarios generales, Cristóbal Cano (UPA) y Juan Luis Ávila (COAG), con el presidente de la CHG, Joaquín Páez, y el comisario de Aguas, Alejandro Rodríguez.
La Confederación Hidrográfica ha expuesto que su prioridad es resolver problemas históricos del regadío en la provincia de Jaén una vez que se constituya el Gobierno de la nación, por lo que UPA y COAG han resaltado la «buena disposición» del presidente del organismo de cuenca para resolver «cuestiones que llevan años atascadas», entre ellas las conducciones de la presa de Siles y la intervención en la de Marmolejo para eliminar definitivamente las inundaciones en Andújar.
 Anuncia tu empresa aquí por sólo 1 €