China acusó a los manifestantes que vandalizaron el parlamento de Hong Kong el lunes de "serias acciones ilegales" que "pisotean la ley".
Un portavoz del Departamento de Asuntos de Hong Kong y Macao condenó los disturbios y expresó su apoyo al gobierno local y a la policía, según informó este martes la agencia de noticias estatal china Xinhua.
Un grupo de activistas ocupó el Consejo Legislativo (LegCo por sus siglas en inglés) durante varias horas tras separarse de una protesta pacífica.
Cientos de policías usaron gas lacrimógeno para dispersar a los manifestantes.
El gobierno chino urgió a la ciudad a que investigue la "responsabilidad criminal de los transgresores violentos".
Tu anuncio aquí por solo 1 euro