El primer encierro de los Sanfermines 2019, protagonizado por la ganadería salmantina de El Puerto de San Lorenzo, ha sido rápido y accidentado, con tres corredores heridos por asta de toro y otros tres con traumatismos,  y en el que un astado descolgado que ha llegado más tarde a la plaza que el resto de la manada, ha provocado momentos de peligro al final del recorrido.
Según el parte médico facilitado a el Gobierno Foral de Navarra, los seis heridos han sido trasladados al hospital. Dos de los tres corneados son ciudadanos estadounidenses y los tres han sido intervenidos quirúrgicamente. El más grave es J.A.O., un ciudadano de California (EE.UU.) de 46 años, que sufrió una cornada en el cuello con pronóstico grave al ser alcanzado en la plaza de toros.

Los otros heridos por asta de toros se encuentran menos graves y son F.S.O., un hombre de 23 años, de Kentucky (EE.UU.), que recibió una cornada en el mulso izquierdo y un traumatismo craneoencefálico leve en el tramo de Telefónica, y V.C.A., un español de La Rioja de 40 años, que sufrió una cornada en el muslo izquierdo y una luxación del hombro derecho en el tramo de Estafeta.
Los otros tres heridos son J.G.O., un joven de 18 años de San Sebastián, que sufrió un traumatismo craneoencefálico de pronóstico leve en el tramo de Telefónica; A.G.B., de Barcelona y de 23 años, con heridas de pronóstico reservado producidas en Telefónica, y M.P.R., de 38 años, de Calahorra (La Rioja), con heridas de pronóstico menos grave, producidas en el callejón. 
Además de los seis heridos que han sido trasladados al hospital, Cruz Roja ha atendido tras este primer encierro a 53 personas, dos de ellas por pisadas y otra por una luxación, según ha informado en un comunicado. 

Carrera accidentada

Desde el inicio, la carrera ha sido muy acidentada, con muchas caídas, y con algunos momentos de peligro, sobre todo en el tramo final. Al celebrarse en domingo este primer encierro de las fiestas de San Fermín, había muchísimos corredores en todo el recorrido.
Los astados han completado la carrera desde los corrales de Santo Domingo a la plaza de toro en 2 minutos y 41 segundos.
La manada ha ido bastante compacta hasta la mitad del recorrido con un toro colorado que ha ido encabezando la carrera junto a los cabestros gran parte de le encierro.
Los toros han ido cogiendo velocidad en los primeros metros de la Cuesta de Santo Domingo, y han sufrido alguna que otra caída sin que se rompiera el grupo, porque los animales se reincorporaban rápidamente.
Al llegar a la famosa curva de Mercaderes- Estafeta, los toros la han atravesado a gran velocidad, rozando en algunos casos el vallado, pero ninguno ha llegado a caer, como suele ser habitual, aunque tras pasarla, la manada ha empezado a estirarse y los morlacos han comenzado a correr en línea, lo que ha imposibilitado que hubiera grandes carreras de los mozos.
Hacia la mitad de esta larga calle, el grupo se han dividido en dos: tres toros por delante con los cabestros, y otros tres, un poco más atrasados. Finalmente la caída de un astado negro de este segundo grupo en el último tramo de Estafeta ha provocado que se quedara descolgado y terminara los últimos 80 metros del encierro solo.
Este toro solitario ha provocado los mayores momentos de peligro al volverse sobre sus pasos en el tramo de Telefónica. Corredores experimentados han tenido que guiarlo hasta la plaza de toros, donde sus hermanos ya habían accedido entre 20 y 30 segundos antes.
Por otro lado, dos extranjeros han sido denunciados por correr el encierro "grabando desde su teléfono móvil y poniendo en riesgo a los demás corredores", según ha comunicado la Policía Foral.
De hecho, estas dos personas han tropezado con un corredor que había caído en Telefónica y se les impondrá una sanción económica de 600 euros. De acuerdo a la Ordenanza Municipal del Encierro, está terminantemente prohibido este tipo de prácticas.

Tercera vez consecutiva en Sanfermines

La ganadería salmantina de El Puerto de San Lorenzo se caracteriza por el amplio trapío de sus toros, la mayoría de capa negra con algún colorado y bragado.
Los astados que han corrido este primer encierro son grandes, con un peso que oscila entre los 540 y los 615 kilos, y serán lidiados este domingo en la plaza de toros, a partir de las seis y media de la tarde, por los diestros Emilio de Justo, López Simón y Ginés Marín.
Con el encierro de este domingo, es la tercera vez que los morlacos de El Puerto de San Lorenzo acuden a Pamplona. Al igual que este año, en la pasada edición fueron los encargados de inaugurar San Fermín. En 2018, protagonizaron un encierro rápido, con dos astados descolgados, y dejaron un herido por asta de toro.