El Ayuntamiento ha mostrado su satisfacción por el hecho de que este "patrimonio jiennense" sea reconocido con este marchamo, una vez atendida la solicitud que se tramitó en el anterior mandato municipal, cuyo esfuerzo se ve reconocido ahora. 

Al mismo tiempo, el equipo de gobierno local (PSOE-Cs) se ha mostrado confiado de que, con esta nueva distinción sea posible impulsar acciones que engrandezcan las tradicionales lumbres y la prueba de atletismo, sin olvidar, como se ha precisado, que es necesario poner en marcha medidas que permitan mejorar cuestiones que hay pendientes, como la homologación para que sea una prueba que esté incluida en el calendario nacional de este tipo de competiciones.

La Carrera Urbana Internacional Noche de San Antón, más allá del reconocimiento de los vecinos y de muchos corredores, entre los que están las principales figuras del país, que acuden expresamente para disfrutar de su ambiente año tras año, ya está considerada como Fiesta de Interés Turístico de Andalucía, al serle concedido el título por la Junta de Andalucía en 2012. 

El Ayuntamiento señala en un comunicado que este marchamo permite mirar la carrera con otros ojos que la engrandezcan y la sitúen entre las mejores pruebas de diez kilómetros de España, ya que hasta el momento no se situaba ni siquiera en el ranking de las 50 mejores. 

Del mismo modo remarca el punto de partida que este marchamo brinda para que esta fiesta sea un producto turístico completo que rodee no solo esa noche de celebración deportiva y cultural sino que permita además un desarrollo económico de más amplio recorrido colocando a esta fiesta en un calendario nacional. 

El Consistorio también destaca la importancia de afrontar esta etapa "ilusionante" para que ambas fiestas, la cultural y la deportiva vayan de la mano alejadas de cualquier confrontación estéril. El estreno de esta prueba se remonta a 1984 y, en la pasada edición, la número 36 y que se disputó el pasado 19 de enero, participaron más de 10.000 corredores. 

En cuanto a las Fiestas de San Antón es una tradición local inmemorial, que gira en torno a las hogueras que se prenden en los distintos barrios, en una noche mágica en la que no pueden faltar las rosetas o palomitas de maíz.