El Estado ha registrado un déficit público de 10.514 millones de euros durante el primer semestre de 2019, lo que supone un incremento del 27,14% respecto a los 8.269 millones de los seis primeros meses del año pasado como consecuencia de un aumento de los gastos superior al crecimiento de los ingresos. El déficit actual hasta junio equivale al 0,84% del PIB frente al 0,68% del mismo periodo del anterior ejercicio.
Los gastos crecieron un 3,8%, hasta 105.258 millones, en tanto que los ingresos aumentaron el 1,8%, hasta 94.744 millones, de acuerdo con los últimos datos publicados este martes por el Ministerio de Hacienda.
El mayor aumento del gasto se ha debido al incremento de las entregas a cuenta del sistema de financiación autonómico y local, y a unos gastos electorales sin correspondencia en 2018, así como al aumento de los sueldos públicos y de las pensiones aplicado desde el 1 de enero, mientras en 2018 estas subidas no se empezaron a pagar hasta julio, cuando se aprobaron los Presupuestos. Por este motivo, se espera que el efecto de esta subida sobre el déficit se irá suavizando a partir de ahora cuando la comparación sea más homogénea.
Hacienda también ha publicado el déficit conjunto de las administraciones públicas hasta mayo, a falta de las corporaciones locales, que se situó en 16.957 millones (1,35% del PIB), el 7,5% más que un año antes.
Respecto a los datos del Estado, en el capítulo de ingresos la mayor partida correspondió a la recaudación por impuestos y cotizaciones sociales, que aumentó un 1,1%, hasta 85.802 millones.
Destaca el aumento del IVA del 3,1%, hasta los 41.960 millones, y el incremento del 5% del IRPF, hasta los 19.244 millones, mientras que los ingresos por el impuesto sobre sociedades disminuyeron un 9,6%, hasta los 7.558 millones, fundamentalmente por una devolución a una única sociedad por importe de 700 millones y una declaración fuera de plazo de 300 millones.

El superávit de la Seguridad Social se reduce un 44% hasta junio

El superávit de la Seguridad Social se redujo un 44% hasta junio, con 1.658 millones de euros frente a los 3.001 millones registrados en los seis primeros meses de 2018, según los datos de ejecución presupuestaria del Ministerio de Trabajo.
Esta cifra equivale al 0,13% del PIB y es la diferencia entre unos ingresos (derechos reconocidos) de 71.960 millones de euros, un 7% más que en el mismo periodo de 2018, y unos gastos (obligaciones reconocidas) de 70.302 millones, un 9,47% más.
En el capítulo de ingresos destacan las cotizaciones sociales, que sumaron 61.296 millones hasta junio, el 7,9% más que en el mismo período del año anterior, con alzas en la cotización de ocupados del 7,77% y del 11,02% en desempleados.
Con una previsión de ingresar 114.915 millones en concepto de cotizaciones sociales este año, los ingresos por cotizaciones representan, a finales de junio, el 53,34% de ese objetivo.
En el de gastos, las pensiones (invalidez, jubilación, viudedad, orfandad y en favor de familiares) sumaron 54.809 millones, un 7,17% más que el año anterior. Las prestaciones por maternidad, paternidad y riesgo durante el embarazo se elevaron hasta los 1.232 millones, un incremento interanual del 6,74%.