El comité de empresa de Iberia Barcelona ha decidido dar una semana de margen a la dirección de la compañía para que se siente a negociar y ha amenazado con nuevas movilizaciones en el Aeropuerto de Barcelona "en el caso de que no haya intención por parte de la empresa de negociar". Para ello, ha puesto como fecha límite para registrar otra huelga del personal de tierra el 2 de agosto.
El comité ha explicado en un comunicado de prensa este martes la aprobación por 14 votos a favor y 2 abstenciones de la continuidad de las movilizaciones durante agosto y el mandato al comité de huelga para forzar a la dirección a negociar durante esta semana.
"En el caso que no haya intención de negociar por parte de la compañía, el comité de empresa de Iberia Barcelona se verá obligado a volver a convocar paros durante agosto", señala el comunicado.
Los trabajadores, que ya hicieron dos jornadas de huelga el pasado fin de semana del 27 y 28 de julio, insisten en el comunicado en que la solución del conflicto debe negociarse en Cataluña, aunque la firma final sea en el ámbito estatal.
Los trabajadores exigen estabilizar el empleo, transformar los empleados fijos a tiempo parcial en fijos a tiempo completo y pasar a fijos a 400 trabajadores eventuales de una plantilla de más de 1.000 personas.
Los representantes de los trabajadores creen que eso solucionaría la mayoría de problemas que sufre actualmente la plantilla, como el "abuso de horas extraordinarias obligatorias" o la reorganización de turnos y horarios que permitirían a la plantilla de Iberia Barcelona trabajar en "condiciones dignas".