Una anciana de 80 años ha sido detenida en Gandia por fingir que había sufrido un robo con violencia e incluso fue atendida por los servicios sanitarios para dar más veracidad al supuesto atraco, cuando en realidad había perdido 300 euros en un supermercado y pretendía que el seguro del hogar la resarciera por este extravío, según ha informado la Policía Nacional.

La supuesta víctima llamó al 112 y una patrulla policial acudió al edificio en el vive tras manifestar haber sufrido un robo. Relató que al salir del ascensor fue abordada en el rellano por un hombre que tras empujarla le había registrado el bolso y le había sustraído 300 euros. Fue atendida en el lugar por servicios sanitarios aunque no presentaba lesiones físicas, y al día siguiente presentó denuncia en la comisaria de la localidad.

Los policías tras diversas comprobaciones averiguaron que la mujer no había sufrido tal robo y que había perdido 300 euros en un supermercado. Trató de simular el robo llamando incluso a un teléfono de emergencias, siendo atendida por la policía y por personal sanitario. Preguntó in situ a los policías que acudieron al lugar si ese hecho lo cubría el seguro del hogar.

Los agentes han esclarecido esta simulación de delito, ya que la denunciante reconoció posteriormente no haber sufrido tal robo sino que había perdido sin saber cómo el dinero por lo que pretendía recuperarlo dando cuenta a su seguro.