Este lunes se confirmó la noticia que desde hace algunos años circulaba en la mente de los dirigentes de los clubes más importantes de Milán: el estadio San Siro dejará de ser la casa del Inter y del Milan. Así lo confirmaron los presidentes de ambos elencos que se mudarán a unos pocos metros, en un recinto que deberá construirse desde cero.
"Haremos un nuevo San Siro junto al viejo en la misma área de concesión. El viejo estadio será demolido, lo echaremos abajo, y en su lugar habrá un nuevo estadio y nuevos edificios. Será un proceso muy complicado", sostuvo Paolo Scaroni, máxima autoridad de Milan, junto a Alessandro Antonello, presidente del Inter.
El anuncio se realizó en un evento en Lausana, Suiza, en donde se anunció a la ciudad de Italia como sede de los Juegos Olímpicos de Invierno 2026. Con respecto a esto, el alcalde de la ciudad, Giuseppe Sala, aseguró que el San Siro seguirá de pie para entonces: "En nuestro expediente garantizamos que San Siro seguirá funcionando en 2026, si queremos hacer un nuevo estadio, decidiremos su destino. Pero en este momento las cosas son así: en 2026 sería Ese es el lugar de la ceremonia de apertura de los Juegos ".