C`s rompe con Valls por apoyar la investidura de Colau y tendrá "grupo propio" en el ayuntamiento de Barcelona.



- La formación naranja tendrá grupo propio con tres concejales en el Consistorio. 
- Arrimadas asegura que Ciudadanos no ha "negado nunca" su discrepancia con las posiciones de Valls.

Un lunes más tranquilo que los últimos. Al menos eso se respiraba en la sede de Ciudadanos. Con los pactos municipales cerrados, la formación naranja se enfoca ahora en las autonomías, toda vez que su 'no' a Pedro Sánchez es inamovible. 

No tiene nada que negociar en ese sentido. Por lo tanto, las negociaciones no acaban para los de Rivera, pero al menos un capítulo ya está cerrado. Eso sí, Ciudadanos ha decidido romper con Manuel Valls en el Ayuntamiento de Barcelona, y tendrá grupo propio. 

De esta manera, el grupo de Valls tendrá tres miembros y el de Cs otros tres. "Somos la voz del constitucionalismo", dijo Arrimadas. Eso sí, recalcó que las votaciones en el Consistorio serán "similares" a las que hagan los miembros de la candidatura de Valls. "Queremos voz propia en el Ayuntamiento de Barcelona", siguió, y aseguró que Ciudadanos no ha "negado nunca" su discrepancia con las posiciones de Valls. 

El dirigente ya sabe de esta decisión y ha respondido en un comunicado que "analizará el nuevo escenario" y se pronunciará "en el momento oportuno" Tras la reunión de la Ejecutiva Permanente, la propia portavoz explicó que la valoración es "muy positiva" porque el partido ha "más que duplicado" el número de concejales. 

Esos votos han servido para que "Ciudadanos tenga capacidad de gobernar" en los Ayuntamientos, en "ciudades tan importantes como Madrid, Zaragoza, Málaga u Oviedo". Arrimadas, además, confirmó que "el contenido de los acuerdos es bueno" con medidas "que el bipartidismo no había aprobado en la vida". "Estos pactos han seguido los criterios establecidos por el Comité Ejecutivo", aclaró la portavoz. "Es hora de que se empiece a gobernar de otra manera", sostuvo, antes de añadir que mantienen su "pesar" porque Ada Colau siga como alcaldesa de Barcelona: "Ya hemos visto que la primera decisión ha sido poner el lazo amarillo en el Ayuntamiento, ha hecho lo mismo que habría hecho Ernest Maragall". Así, Cs se reiteran en su posición: "La diferencia entre Colau y Maragall es mínima".  

Sobre Vox en el Ayuntamiento de Madrid En el caso del Ayuntamiento de Madrid y la posible entrada de Vox, Arrimadas dejó claro que "las áreas de Gobierno son nueve" en referencia al pacto entre PP y Cs, por lo que no considera que las Juntas de Distrito supongan formar parte del Ejecutivo. 

En el acuerdo de la capital, "hay un reparto de áreas" y otro de "distritos". "El cambio en ese reparto de distritos tiene que estar aprobado por los dos partidos, quizás la pregunta a esto se la haya que formular a otro partido", en un mensaje al PP. Arrimadas tiene clara una cosa: "Estamos deseando que este Gobierno se ponga en marcha". También hizo una breve valoración de las voces que se han desmarcado de la estrategia de Rivera.

La portavoz analizó los mensajes, pero los ve como erróneos y especificó que el partido mantiene su postura de no facilitar la investidura de Pedro Sánchez. "Tendríamos un tsunami de críticas si cambiamos nuestra postura, no podemos sumar nuestros votos al sanchismo". "Seríamos un partido poco democrático si tiráramos por tierra los criterios de la dirección". 
Para Arrimadas, el sanchismo es "malo para España" y ha pactado gobiernos con "Bildu, ERC y con quien nos llama bestias taradas a los españoles", en referencia a Quim Torra. Quiso así aplacar los reproches de los fundadores: "Con todo el cariño del mundo, somos tercera fuerza política".