El presidente nacional de Vox, Santiago Abascal, ha asegurado este domingo que su formación "no va" a castigar ni a expulsar del partido al líder andaluz Francisco Serrano por su manifestaciones y críticas contra el Tribunal Supremo (TS) a propósito de la sentencia de La Manada.
En una entrevista con el diario ABC, Abascal ha descartado que su partido vaya tomar medidas disciplinarias contra Serrano, quien ha pedido la baja por enfermedad durante al menos un mes en el Parlamento de Andalucía tras denunciar ser objeto de un "linchamiento mediático".
A la pregunta de si va a expulsar o a castigar a Serrano, el líder nacional de Vox responde: "No vamos a hacer nada".
Abascal precisa que su formación respeta y acata las sentencias judiciales y tiene una posición de "absoluta dureza sobre los delitos de violación".
Serrano afirmó en las redes sociales que la condena por violación del Supremo era "un torpedo a la heterosexualidad", que la condena estaba dictada por una "turba feminista supremacista", que la única relación segura a partir de ahora era la basada "en la prostitución" o que "hasta un gatillazo podría terminar con el impotente en prisión".
Vox desautorizó desde Madrid estas apreciaciones y las vinculó al ámbito de las opiniones personales de Serrano.
El portavoz de grupo parlamentario en Andalucía , Alejandro Hernández, censuró sus declaraciones y, cuatro días más tarde, anunció medidas disciplinarias desde Madrid si continuaba el "desafío".