El drama de los niños muertos en Godella: «Dormían en el suelo y no tenían ni para comer»

La amiga más cercana de María, la mujer detenida por, presuntamente, matar a sus hijos de tres años y medio y una bebé de cinco meses este jueves en Godella (Valencia), recibió en su móvil llamadas de la madre de los pequeños, de la Policía y de la Guardia Civil para advertirle de la desaparición de estos. «Son mis sobrinos. No de sangre. Pero los he criado yo», indica consternada a ABC esta joven tras el minuto de silencio que el Ayuntamiento de Rocafort (donde el mayor de los niños acudía al colegio) ha realizado este viernes en respeto a las víctimas. Julia no es capaz de explicar lo ocurrido. No le salen las palabras, no entiende nada. Solo recuerda lo abrumada que se sintió la noche de ayer, cuando todo el pueblo se volcó en la búsqueda de los pequeños.







Este viernes es un día difícil para los vecinos de Rocafort, que todavía asimilan la noticia que sacudió ayer a las dos localidades. La familia era «conocida por todo el pueblo», pero muchos no sabían las condiciones en las que vivían hasta que vieron las imágenes de la casa (que habían okupado) en la que sobrevivía la familia. «Dormían en el suelo y no tenían ni para comer, de eso me he enterado ahora mismo», ha explicado a este diario otra vecina que acudía a la Casa de la Cultura de Rocafort y que, indica, se tomó un café una vez con la pareja.


Los vecino conocen los problemas mentales y con las drogas que tienen María y Gabriel Salvador. Entre los corrillos se hablaba este viernes de que ella tuvo un brote psicótico hace unas dos semanas, o de que días antes de la tragedia estuvo cavando los hoyos donde después enterraría a los niños.


Víctor Jiménez, alcalde de Rocafort, ha trasladado el pésame a los amigos, familia y personal del Colegio San Sebastián y ha agradecido a los Bomberos, agentes de la Guardia Civil y de la Policía el arduo trabajo de la tarde y noche del jueves en la búsqueda de los menores. «La muerte sigue siendo una incógnita», ha señalado Jiménez, que ha decretado tres días de luto. Las banderas ondean este viernes a media asta en el Ayuntamiento de Rocafort, que ha acogido a cerca de un centenar de vecinos consternados. Entre ellos, niños que comentaban en grupo cómo se habían enterado de la noticia en el telediario de la noche.







«Enseguida pensé que estaban muertos»
Marta, una de las alumnas del Colegio San Sebastián, veía cada día traer al padre, de nacionalidad belga, a su hijo al colegio. No sospechaba nada raro porque, asegura, su aspecto parecía «normal». Sin embargo, admite que, cuando se enteró de la desaparición enseguida pensó que «estaban muertos». «Un bebé tan pequeño no sabe caminar... me pareció muy raro».


El primer edil ha añadido que sobre la familia no constaba ningún expediente del área de Servicios Sociales de Rocafort, ya que la pareja no estaba empadronada allí –solo el niño de tres años, que sí lo estaba debido a su escolarización–, como tampoco había ninguna solicitud de ayuda, a pesar de la situación de abandono en la que malvivían los cuatro.


El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 4 de Paterna, en funciones de guardia, ha asumido la investigación por la muerte de los dos menores en Godella y ha decretado el secreto de las actuaciones. La causa queda abierta por dos delitos de homicidio, según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV).


Los padres, que permanecen detenidos tras revelar María dónde estaban los cadáveres y Gabriel tras permanecer durante la jornada del jueves investigado e interrogado policialmente, pasarán a disposición judicial este sábado.

Fuente: https://www.abc.es/espana/comunidad-valenciana/abci-ninos-desaparecidos-drama-ninos-asesinados-godella-dormian-suelo-y-no-tenian-para-comer-201903151502_noticia.html

Comentarios

Comentar artículo