Pulsa el play

  • Es actualidad

    Los cristianos vuelven a ser víctimas del terror islámico en Indonesia

    Una de las iglesias atacadas en Indonesia

    Pese a que las élites occidentales hodiernas se afanen en negarlo, un sector nada despreciable del mundo islámico abraza la violencia como modo de expansión de la religión. La yihad no es producto de la demencia de unos pocos individuos, sino de una forma concreta de ver a Dios, al mundo y al hombre. Todos los atentados islamistas deben ser analizados partiendo de esta premisa, incluidos los que han sido perpetrados en Indonesia este fin de semana.

    Hace apenas veinticuatro horas una familia de musulmanes – el matrimonio y sus cuatro hijos – ha atentado en tres iglesias cristianas (entre ellas, la de Santa María y la Pentecostal Central) de de la ciudad de Surabaya, en Indonesia. Como consecuencia de los ataques (que los terroristas han cometido inmolándose), diez personas han perdido la vida y unas cuarenta han resultado heridas.
    En el atentado, ya reivindicado por el Estado Islámico, no se percibe ni ápice de espontaneidad o premeditación; al contrario, ha sido fruto de un plan meticulosamente urdido. Así, ha sido perpetrado coincidiendo con las misas matutinas con afán de provocar el mayor número de víctimas posibles.
    El procedimiento ha sido diferente en cada caso: para atacar la iglesia de Santa María, los yihadistas han hecho explotar una motocicleta; mientras que, para atacar las otras dos, se han servido de coches bomba.
    Por el momento, tal y como ha señalado la policía de esta urbe indonesia, el lacerante y arduo proceso de identificación de las víctimas continúa su curso.

    Nuevo atentado esta mañana

    Esta mañana, cuando Surabaya parecía haber recuperado la serenidad, una nueva atrocidad ha alterado el statu quo: de este modo, una familia de cinco miembros, entre ellos una niña de ocho años, ha perpetrado este lunes un ataque suicida en una comisaría de la ciudad, dejando como mínimo diez heridos.
    Tal y como ha informado el jefe de la Policía indonesia, Tito Karnavian, la niña de ocho años ha sobrevivido: ‘La pequeña salió despedida, sobrevivió y está recibiendo cuidados en el hospital de Bhayangkara. 
    Recordemos que Indonesia es el país del mundo con mayor número de musulmanes: 260 millones. Constituyen el 88% de la población nacional y suelen ser presentados por las élites mediáticas occidentales como paradigma de tolerancia.
    Fuente: Julio Llorente

    Post Top Ad

    Post Bottom Ad

    ad728