Pulsa el play

  • Es actualidad

    El barrio de San Millán se volcó con la Virgen de la Soledad en la festividad de la Ascensión

    Procesión por la calle Valencia./ROMÁN

    Como todos los años, la cofradía de Nuestra Señora de la Soledad y María Magdalena celebró la festividad de la Ascensión, procesionando a su titular por las calles de su barrio de San Millán, que se mostró engalanado para la ocasión con bellos altares, banderolas, colgaduras y gallardetes a todo lo largo y ancho del itinerario. Incluso el suelo estuvo cubierto con serrín de color verde, formando un manto y en algunos puntos auténticas alfombras.
    Toda la barriada se echó a la calle en la tarde del pasado domingo junto con decenas de personas llegadas desde todos los puntos de la ciudad, reflejo de la devoción, el fervor popular y el interés que genera la Virgen de la Soledad en Úbeda.
    La imagen, llevada en todo momento por portadoras, partió a eso de las ocho de la tarde desde la iglesia de San Millán, sede canónica de la cofradía y donde se la venera. Ocurrió después de una solemne eucaristía en la que participó el coro Alma Madre, que también dedicó uno de sus cánticos a la Virgen de la Soledad durante el desfile.
    El cortejo recorrió el trecho que hay desde el templo hasta la plaza de los Olleros para continuar por toda la calle Valencia, deshaciendo posteriormente su camino para regresar a su casa. Participó la banda de cornetas y tambores de la Columna y Angustias junto a numerosos cofrades y devotos.
    En los días previos la cofradía también celebró la fiesta en honor a María Magdalena y una ofrenda floral.

    Post Top Ad

    Post Bottom Ad

    ad728